Las hogares sostenibles y autosuficientes energéticamente se sitúan paulatinamente en nuestro país, logrando hogares respetuosos con el medio ambiente y aminorando el consumo energético.

 

Los hogares ecológicos contienen ciertos materiales y dispositivos tecnológicos que intensifican el bienestar de sus inquilinos y aplican la manera más adecuada posible con los medios naturales como el agua o la energía. De esta forma, pueden obtener ahorros económicos de hasta el 35% y, a la vez, suavizar su lucha ambiental. Una gran cantidad de casas de todo el mundo ya se respaldan de este uso..

 

Rentabilidad a través de los elementos naturales

 

La edificación de estos hogares se proyecta siguiendo una normativa de arquitectura bioclimática. Esto se argumenta, a causa de la utilización de los medios producidos por la madre naturaleza en el momento de la construcción de la vivienda.

 

La localización, el asoleamiento, la vegetación e incluso el viento son elementos que los arquitectos tienen que tener en cuenta a la hora de realizar la construcción de una casa sostenible, a fin de, conseguir exprimir el mayor beneficio a los recursos naturales del medio.

 

Desafíos de las viviendas sostenibles e inteligentes

 

Los expertos destacan los desafíos de los edificios ecológicos para integrarse entre los habitantes:

  • Calidad: Una vivienda sostenible está proyectada para solventar todas y cada una de las necesidades de los ocupantes y amoldarse a sus necesidades cambiantes.
  • Economizar: Entre el aislamiento, la calefacción inteligente y los electrodomésticos eficientes, se puede ahorrar mucho dinero a largo plazo
  • Concienciar y cuidar mejor al consumidor: Alrededor del 40% de las casas de nuestro país padecen humedades, pero en gratitud a la tecnología, se pueden erradicar las toxinas, las partículas y la humedad innecesaria que causa enfermedades respiratorias.

 

Hogares inteligentes

Las casas sostenibles utilizan la energía del sol para calentarse, un calor sano y agradable. Un hogar completamente aislado utiliza un 50% menos de energía para la calefacción que una vivienda sin aislamiento.

Este tipo de hogares propician un área más plácida, interesante y cómoda para poder residir. Con más luz natural y adaptabilidad para posteriores necesidades.

 

Gracias a los nuevos conocimientos aplicados, vivir en un hogar sostenible, además de cooperar con la seguridad del medioambiente y ahorrar en las facturas de los suministros, posibilita un importante bienestar y optimización en el dia a dia de las personas. 

Hogares inteligentes: Debido a los progresos de la tecnología, estos nuevos hogares cuentan con elementos de seguridad en la vivienda.

La domótica  pasa a ser uno de los factores principales para economizar en energía.. Gracias a ella, la energía que necesita la vivienda se compagina de forma más infalible y segura, ya que los diversos electrodomésticos que se contienen en la vivienda podrán ser controlados desde cualquier punto, sin tener que encontrarse dentro del domicilio..

 

Esta optimización constituye un descuento en el recibo en torno al 45%

 

Hacer de nuestra casa una construcción más ambiental y sostenible, tendrá mucha rentabilidad, no sólo para el medio ambiente, sino, también para todas las personas que vivan en ese hogar. Eso sin olvidarnos del privilegio de la automatización de ocupaciones en la vivienda.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This